La mejor muñeca sexual del mercado

Las muñecas sexuales tienen su origen en el año 1.930 en Japón, diseñadas inicialmente para la satisfacción de los marineros  a bordo de los barcos durante largos viajes y estaban elaboradas de tela cosida, con el pasar de los años las muñecas sexuales comenzaron a generar controversias en la sociedad, hasta que fueron aceptadas y distribuidas en diferentes mercados, posteriormente comenzaron a elaborarse de vinilo con la opción de inflarse con aire para que el usuario pudiera disponer de ellas con mayor comodidad.

Con los avances tecnológicos las muñecas sexuales han sufrido diversas transformaciones haciéndose mucho más semejante al cuerpo femenino o masculino dependiendo del caso, hasta el punto de ser difícil distinguir si se trata de una mujer real o de una muñeca.

Cada vez existe una mayor demanda de estos juguetes sexuales que parecen tan reales, los usuarios mencionan que estas muñecas complacientes no demandan atenciones extravagantes, siempre están dispuestas a dar placer y son muy sumisas cumpliendo las fantasías sexuales de sus amos, lo que las convierte en un instrumento ideal para alcanzar el orgasmo de la manera más placentera.

La mejor muñeca sexual del mercado

La mejor muñeca sexual del mercado ha sido diseñada en Japón, por una importante compañía que afirma buscar en sus clientes una satisfacción sexual tan impactante que no deseen volver a estar con una mujer real, ayudándoles por lo tanto a llevar una vida más placentera, sin el estrés mental o emocional que conllevan las relaciones amorosas.

Tiene como nombre Amanda, se trata de una muñeca que puede medir hasta 1.70 metros de altura y pesar unos 59 kilos, el cliente puede pedir una muñeca personalizada en donde puede escoger entre 7 diferentes tipos de cuerpos, el tamaño de la cintura y de las caderas, la forma y tamaño de los senos, los pezones y la aureola, el grosor de las piernas y por supuesto la forma de la vagina y el ano así como los vellos púbicos.

Estas muñecas sexuales poseen un esqueleto de aluminio y silicona, con articulaciones que le permiten una flexibilidad excitante, poseen además sensores en los senos y en las zonas intimas que responden a los estímulos verbales, pueden dar un apasionado beso y poseen la capacidad de succionar, gemir y hasta lubricar en la vagina y el ano.

Se trata de la mujer ideal, capaz de cumplir con todas las fantasías y fetiches sexuales, en cualquier momento y lugar, sin hablar, ni criticar, razón por la cual cada vez son más los hombres que las prefieren.

Leave A Comment?